lunes, 11 de junio de 2018

Proclamación del reino cercano (Mt 10, 7-15)

P. Carlos Cardó SJ
San Pedro predicando a la plebe, fresco de Masaccio y Masolino (1426 aprox.), capilla Brancacci, iglesia de Santa María del Carmine, Florencia, Italia
Jesús dijo a sus apóstoles: «Por el camino, proclamen que el Reino de los Cielos está cerca. Curen a los enfermos, resuciten a los muertos, purifiquen a los leprosos, expulsen a los demonios. Ustedes han recibido gratuitamente, den también gratuitamente. No lleven encima oro ni plata, ni monedas, ni provisiones para el camino, ni dos túnicas, ni calzado, ni bastón; porque el que trabaja merece su sustento. Cuando entren en una ciudad o en un pueblo, busquen a alguna persona respetable y permanezcan en su casa hasta el momento de partir.  Al entrar en la casa, salúdenla invocando la paz sobre ella. Si esa casa lo merece, que la paz descienda sobre ella; pero si es indigna, que esa paz vuelva a ustedes». 
Jesús quiere continuar su obra por medio de sus apóstoles y discípulos, a quienes elige y envía en misión. Queda claro que no son ellos los que eligen, ni son elegidos por sus méritos propios. La Iglesia, en ellos representada, sólo existe para cumplir la misión de Jesucristo con toda fidelidad.
Aparece al comienzo del texto un dicho de Jesús acerca de la preferencia que deben tener los miembros del pueblo de Israel como primeros destinatarios del mensaje evangélico. Como después se verá, esta preferencia corresponde a la primera percepción que tuvo Jesús de su misión como centrada en Israel: No he sido enviado más que a las ovejas perdidas de la casa de Israel (Mt 15, 24).
Y así fue hasta que la negativa del pueblo judío a seguirlo y la hostilidad que sus jefes desarrollaron contra Él le llevaría a ampliar su perspectiva hasta el mundo de los paganos y dar alcance universal a su anuncio de la salvación: Vayan y hagan discípulos de todos los pueblos, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo (Mt 28, 19).
Son las dos fases sucesivas que tuvo su actividad pública y la de la primitiva comunidad cristiana: primero la llamada al pueblo de Israel y después la apertura al mundo pagano, entendida por la primera comunidad como voluntad expresa del Señor resucitado. Jesucristo es, pues, el Mesías esperado de Israel y es el salvador y señor del mundo.
Las instrucciones que Jesús da sus enviados tienen que ver con sus palabras y sus obras, con lo que deben decir y hacer. Deben proclamar no una ideología, ni simplemente una doctrina o una moral sino un mensaje, la buena noticia de que el amor de Dios se ha revelado y se ofrece como salvación para todos. Han de anunciar la cercanía del reinado de Dios con su amor y justicia. Las obras que acompañarán el anuncio deben hacer ver que se ha iniciado ya la era mesiánica, el tiempo del encuentro de la humanidad con Dios en un mundo transformado por la fraternidad, la paz y la justicia.
Sanar enfermos, resucitar muertos, limpiar leprosos y expulsar demonios son las mismas acciones que Jesús realizaba para hacer ver a través de ellas que el reinado de Dios ya había venido con Él. Asimismo, la palabra que Él dirigía al pueblo, sus discípulos la seguirán sembrando como semilla en la historia, que brotará y crecerá como árbol frondoso hasta alcanzar su plenitud en el reino de libertad y de vida.
Den gratis lo que gratis recibieron, les manda Jesús a sus enviados. La gratuidad es expresión y condición de la libertad. Por eso la tarea evangelizadora se ha de realizar gratuitamente. Aparece así más clara la acción de lo alto. La pobreza hace creíble el mensaje. La búsqueda de lucro, en cambio, puede hacer que el dinero se convierta en el móvil principal del evangelizador y puede pervertir el mensaje.
El evangelio promueve relaciones de gracia, amor y servicio, en vez de relaciones basadas en interés y compraventa. La seguridad del apóstol estará en el mensaje de que es portador y en la promesa de su Señor: Yo estaré con ustedes (Mt 28, 20). Obrando así, experimentarán que hay más felicidad en el dar que en el recibir (Hech 20, 35).
Las otras recomendaciones (no lleven oro ni dinero, ni morral, ni dos túnicas, ni sandalias, ni bastón) apuntan a la disponibilidad total que deben mostrar los enviados y a la libertad que han de tener frente a toda atadura o dependencia o todo interés material, para que toda su seguridad radique en la misión misma.
Así, libres de todo, vivirán de la hospitalidad que la gente buena les brinde y ellos, por su parte, aportarán a quienes los reciban la paz, el Shalom de los hebreos, que es la paz propia de la era mesiánica, el conjunto de los bienes de la promesa. Pero a quienes rechacen el mensaje del evangelio, no podrán hacer otra cosa que advertirles –con el gesto de sacudirse el polvo de sus pies– que pueden tener un final catastrófico, es decir, echar a perder su vida.
Se entra al Israel de Dios acogiendo el don de lo alto, o se queda fuera de la promesa. No acoger el don de Dios es quedar privado de vida. Con ese gesto profético ponen de manifiesto la separación que se ha producido. 
En síntesis: Jesús llama y envía. Tiene necesidad de colaboradores para dar continuidad a su misión de anunciar e instaurar el reino de Dios. Los enviados por Él será delegados suyos que transmitirán sus enseñanzas y realizarán las mismas obras buenas que Él hacía, pero sobre todo tendrán que procurar vivir como Él vivió.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario