sábado, 13 de julio de 2024

No tengan miedo (Mt 10, 24-33)

 P. Carlos Cardó SJ 

Gorriones, óleo sobre lienzo de Terance James Bond (1973), colección privada, Gran Bretaña

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus apóstoles: "El discípulo no es más que el maestro, ni el criado más que su señor. Le basta al discípulo ser como su maestro y al criado ser como su señor. Si al señor de la casa lo han llamado Satanás, ¡qué no dirán de sus servidores!
No teman a los hombres. No hay nada oculto que no llegue a descubrirse; no hay nada secreto que no llegue a saberse. Lo que les digo de noche, repítanlo en pleno día y lo que les digo al oído, pregónenlo desde las azoteas.
No tengan miedo a los que matan el cuerpo, pero no pueden matar el alma. Teman, más bien, a quien puede arrojar al lugar de castigo el alma y el cuerpo.
¿No es verdad que se venden dos pajarillos por una moneda? Sin embargo, ni uno solo de ellos cae por tierra si no lo permite el Padre. En cuanto a ustedes, hasta los cabellos de su cabeza están contados. Por lo tanto, no tengan miedo, porque ustedes valen mucho más que todos los pájaros del mundo.
A quien me reconozca delante de los hombres, yo también lo reconoceré ante mi Padre, que está en los cielos; pero al que me niegue delante de los hombres, yo también lo negaré ante mi Padre, que está en los cielos". 

El texto forma parte de las instrucciones que dio Jesús a sus discípulos antes de enviarlos en misión. En esta sección, los exhorta a no tener miedo (vv. 26.28.31) y a estar dispuestos a dar testimonio (vv.32-33). 

La primera sentencia de este párrafo se refiere a la relación que existe entre el discípulo y su maestro, y entre el siervo y su patrón. El destino de Jesús será también el de sus discípulos. Si lo han calumniado a él, atribuyendo su poder de librar a la gente de espíritus impuros a un influjo de Belcebú, príncipe de los demonios, ellos también sufrirán incomprensiones y ataques. La Iglesia debe contar con la oposición del mundo a su labor evangelizadora. Reproducirá así la via crucis seguida por su Señor y esto mismo le servirá de consuelo y fortaleza. 

No tengan miedo, les dice a sus discípulos de entonces y de ahora. Su misión genera sensación de miedo. Ya en el Antiguo Testamento (en los relatos de vocación), los llamados por Dios perciben en seguida las dificultades de la tarea y buscan escabullirse del encargo recibido. Moisés, ante la magnitud de la misión de liberar a su pueblo de la esclavitud, se fija en su falta de capacidad y replica: ¿Quién soy yo para acudir al Faraón o para sacar a los israelitas de Egipto? Yo no tengo facilidad de palabra... soy torpe de palabra y de lengua (Ex 3,11, 4,10). De manera parecida reaccionan los jueces (Gedeón: Jue 6,15) y los profetas (Jeremías: Jr 1,6). Los discípulos de Jesús saben que, por predicar con libertad, Juan Bautista ha sido asesinado por Herodes (Mt 14,1-12). Ven además que el mismo Jesús, aunque logre el aplauso de la gente sencilla, choca con la resistencia de los dirigentes. Naturalmente les da miedo salir a predicar: no todos los van a recibir ni los van a escuchar (10,14), son enviados como ovejas en medio de lobos, los van a perseguir… (10,16-25). 

En este contexto, Jesús les repite tres veces: ¡No tengan miedo! Quiere que tengan el coraje de anunciar en voz alta, a plena luz, y desde las terrazas los valores del reino de Dios que él les ha transmitido en la intimidad del grupo que ha formado. ¿Y el miedo a la persecución? Tampoco, porque la tarea evangelizadora no se puede paralizar por la aversión que les demuestren sus perseguidores. Podrán quitarles la vida terrena, pero no podrán arrebatarles la vida que perdura. El cuerpo no es la vida; viene de la tierra y vuelve a la tierra. La vida que nadie puede matar es el Espíritu. El problema, por tanto, no ha de ser cómo salvar el cuerpo, sino cómo vivir la vida corporal, temporal, encarnando en ella los valores del reino, pues en esto consiste la vida verdadera. Quien no vive así, está ya muerto. Además, los discípulos de Jesús no deben olvidar que, por encima de todos los poderes del mundo, hay un Dios Padre, en cuyas manos providentes están hasta los gorriones, que no valen más que unos céntimos en el mercado. Y sin embargo ni uno de ellos cae en tierra sin que lo permita el Padre. En cuanto a ustedes, hasta los cabellos de su cabeza están contados. No teman, pues ustedes valen más que todos los pajaritos juntos. 

Así, pues, el seguimiento de Jesús implica empeñar la vida, sin cálculos ni restricciones. Y eso sólo es posible para quienes tienen la certeza de que siguiendo a Jesús alcanzan una indudable plenitud. Con Iglesia ellos saben que hay valores en el evangelio que no se pueden transmitir sino en la cruz y desde la cruz. Esto libra a la Iglesia de querer actuar pensando únicamente en la supervivencia y seguridad de sus instituciones, o en el mantenimiento de favores y privilegios. Obrar así es meter la luz bajo el celemín y volver insípida la sal.

viernes, 12 de julio de 2024

Persecuciones (Mt 10, 17-23)

 P. Carlos Cardó SJ 

La última oración de los cristianos, óleo sobre lienzo de Jean-Léon Gérôme (1863 – 1883), Museo de Arte Walters, Baltimore, Estados Unidos

Jesús dijo a sus apóstoles: «Yo los envío como a ovejas en medio de lobos: sean entonces astutos como serpientes y sencillos como palomas. Cuídense de los hombres, porque los entregarán a los tribunales y los azotarán en las sinagogas. A causa de mí, serán llevados ante gobernadores y reyes, para dar testimonio delante de ellos y de los paganos. Cuando los entreguen, no se preocupen de cómo van a hablar o qué van a decir: lo que deban decir se les dará a conocer en ese momento, porque no serán ustedes los que hablarán, sino que el Espíritu de su Padre hablará en ustedes. El hermano entregará a su hermano para que sea condenado a muerte, y el padre a su hijo; los hijos se rebelarán contra sus padres y los harán morir.
Ustedes serán odiados por todos a causa de mi Nombre, pero aquel que persevere hasta el fin se salvará. Cuando los persigan en una ciudad, huyan a otra, y si los persiguen en esta, huyan a una tercera. Les aseguro que no acabarán de recorrer las ciudades de Israel, antes de que llegue el Hijo del hombre». 

Yo los envío como ovejas en medio de lobos. El discípulo queda asociado al destino del Cordero. Siervo inocente soportó sobre sí la violencia del mal y, sin devolverlo, venció al mal. Siervo golpeado por nuestras iniquidades y traspasado por nuestros delitos, sufrió nuestros sufrimientos y cargó con nuestras maldades (Is 53, 7). Así quiso Dios realizar la salvación del mundo y así había simbolizado el profeta la venida del salvador. Jesús asumió libremente este destino por el mismo amor con que el Padre amaba al mundo. 

Identificados con su Señor, los discípulos de Jesús han de estar dispuestos a asumir el mismo destino de su Maestro, se sentirán ellos también rechazados y hostigados como ovejas en medio de lobos. Y habrán de andar con prudencia y sencillez. Prudentes, no con la astucia que engaña sino con la inteligencia con que se disciernen los engaños y peligros, para no exponerse al mal. Sencillos también para confiar siempre en el auxilio del Señor que no les faltará, sobre todo cuando haya que afrontar el mal inevitable. 

Este fue el modo de proceder de Jesús, que será también lo característico de la multitud de testigos suyos que lo seguirán (Hebr 12,1), dispuestos a identificarse con él en su estilo de vida y también en una muerte como la suya. Recordarán que la suerte del Maestro ha de ser la del discípulo y si lo persiguieron a él, a ellos también los perseguirán (Jn 15,20). Los entregarán a los tribunales… como hicieron con él. Los que intentan apagar la verdad con la injusticia no soportarán su forma de ser que contradice radicalmente lo que ellos viven. El justo con su sola presencia desenmascara la mentira del corrupto, que, al no poder hacerlo callar, querrá hacerlo desaparecer de su vista. 

Así darán ustedes testimonio, anunció Jesús. El martirio significa testimonio. La sangre derramada del discípulo sella como supremo testimonio su determinación de vivir hasta el final los valores que el Maestro transmitió. Con su martirio también, el testigo fiel demuestra que esos valores por los cuales ha vivido, valen más que la vida.

Por eso puede morir en paz, seguro de que el Espíritu hablará en su favor. En el peligro, no le arrebatará ningún espíritu de miedo o de egoísmo, de odio o de violencia, sino el Espíritu de Dios, espíritu de amor que actúa en los corazones, e infunde el coraje (¡mucho más fuerte y eficaz que el de la venganza!) para perdonar incluso a los que lo persiguen. 

El espíritu del mundo, espíritu de injusticia y de conflicto, seguirá extendiendo su influjo aparentemente invencible. Por él, el hermano entregará al hermano a la muerte; se levantarán los hijos contra los padres y los matarán… La falta de moral ataca las raíces de la vida, destruye la convivencia, mata los afectos y los sentimientos. Pero el Espíritu de Cristo se abre paso y asegura la victoria porque ya la anticipó y desplegó para siempre al resucitar a Jesús de entre los muertos. El amor es más fuerte. 

Quien se mantiene en esta fe que vence al mundo, ese se salvará.

jueves, 11 de julio de 2024

Proclamación del reino cercano (Mt 10, 7-15)

 P. Carlos Cardó SJ 

San Pedro cura a los enfermos con su sombra, óleo sobre lienzo (restaurado) de Masaccio (1424 - 1425 aprox.), basílica de Santa María del Carmine, Florencia, Italia

Jesús dijo a sus apóstoles: «Por el camino, proclamen que el Reino de los Cielos está cerca. Curen a los enfermos, resuciten a los muertos, purifiquen a los leprosos, expulsen a los demonios. Ustedes han recibido gratuitamente, den también gratuitamente. No lleven encima oro ni plata, ni monedas, ni provisiones para el camino, ni dos túnicas, ni calzado, ni bastón; porque el que trabaja merece su sustento. Cuando entren en una ciudad o en un pueblo, busquen a alguna persona respetable y permanezcan en su casa hasta el momento de partir. Al entrar en la casa, salúdenla invocando la paz sobre ella. Si esa casa lo merece, que la paz descienda sobre ella; pero si es indigna, que esa paz vuelva a ustedes. Y si no los reciben ni quieren escuchar sus palabras, al irse de esa casa o de esa ciudad, sacudan hasta el polvo de sus pies. Les aseguro que, en el día del Juicio, Sodoma y Gomorra serán tratadas menos rigurosamente que esa ciudad». 

Jesús quiere continuar su obra por medio de sus apóstoles y discípulos, a quienes elige y envía en misión. Queda claro que no son ellos los que eligen, ni son elegidos por sus méritos propios. La Iglesia, en ellos representada, sólo existe para cumplir la misión de Jesucristo con toda fidelidad. 

Aparece al comienzo del texto un dicho de Jesús acerca de la preferencia de los miembros del pueblo de Israel como primeros destinatarios del mensaje evangélico. Esta preferencia corresponde a la primera percepción que tuvo Jesús de su misión como centrada en Israel, y que le hizo decir: No he sido enviado más que a las ovejas perdidas de la casa de Israel (Mt 15, 24). Y así fue hasta que la negativa del pueblo judío a seguirlo y la hostilidad que sus jefes desarrollaron contra él le llevaría a ampliar su perspectiva hasta el mundo de los paganos y dar alcance universal a su anuncio de la salvación: Vayan y hagan discípulos de todos los pueblos, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo (Mt 28, 19). Son las dos fases sucesivas que tuvo su actividad pública y la de la primitiva comunidad cristiana: primero la llamada al pueblo de Israel y después la apertura al mundo pagano, entendida por la primera comunidad como voluntad expresa del Señor resucitado. Jesucristo es, pues, el Mesías esperado de Israel y es el salvador y señor del mundo.

Las instrucciones que Jesús da sus enviados tienen que ver con lo que deben decir y hacer. Deben proclamar no una ideología, ni simplemente una doctrina o una moral sino la buena noticia de que el amor de Dios se ha revelado y se ofrece como salvación para todos. Han de anunciar la cercanía del reinado de Dios con su amor y justicia. Las obras que acompañarán el anuncio deben hacer ver que se ha iniciado ya la era mesiánica, el tiempo del encuentro de la humanidad con Dios en un mundo transformado por la fraternidad, la paz y la justicia. 

Sanar enfermos, resucitar muertos, limpiar leprosos y expulsar demonios son las mismas acciones que Jesús realizaba, a través de las cuales se podía advertir que el reinado de Dios ya había venido con él. Asimismo, la palabra que él dirigía al pueblo, la seguirán proclamando sus discípulos y será como semilla sembrada en la historia, que brotará y crecerá hasta alcanzar su plenitud en el reino de libertad y de vida. 

Den gratis lo que gratis recibieron, les manda Jesús a sus enviados. La gratuidad es expresión y condición de la libertad. Por eso la tarea evangelizadora se ha de realizar gratuitamente. Aparece así más clara la acción de lo alto. La pobreza hace creíble el mensaje. La búsqueda de lucro, en cambio, puede hacer que el dinero se convierta en el móvil principal del evangelizador y puede pervertir el mensaje. El evangelio promueve relaciones de gracia, amor y servicio, en vez de relaciones basadas en interés y compraventa. La seguridad del apóstol estará en el mensaje de que es portador y en la promesa de su Señor: Yo estaré con ustedes (Mt 28, 20). Obrando así, experimentarán que hay más felicidad en el dar que en el recibir (Hech 20, 35). 

Las otras recomendaciones (no lleven oro ni dinero, ni morral, ni dos túnicas, ni sandalias, ni bastón) apuntan a la disponibilidad total que deben mostrar los enviados y a la libertad que han de tener frente a toda atadura o dependencia o todo interés material, para que toda su seguridad radique en la misión misma. Así, libres de todo, vivirán de la hospitalidad que la gente buena les brinde y ellos, por su parte, aportarán a quienes los reciban la paz, el Shalom de los hebreos, que es la paz propia de la era mesiánica, el conjunto de los bienes de la promesa. Pero a quienes rechacen el mensaje del evangelio, no podrán hacer otra cosa que advertirles –con el gesto de sacudirse el polvo de sus pies– que pueden tener un final catastrófico, es decir, echar a perder su vida. Se entra al Israel de Dios acogiendo el don de lo alto, o se queda fuera de la promesa. No acoger el don de Dios es quedar privado de vida. Con ese gesto profético ponen de manifiesto la separación que se ha producido. 

En síntesis: Jesús llama y envía. Tiene necesidad de colaboradores para dar continuidad a su misión de anunciar e instaurar el reino de Dios. Los enviados por él serán delegados suyos que transmitirán sus enseñanzas y realizarán sus mismas obras buenas, pero sobre todo tendrán que procurar vivir como él vivió.

miércoles, 10 de julio de 2024

Envío de los doce (Mt 10, 1-7)

 P. Carlos Cardó SJ 

San Felipe apóstol, óleo sobre lienzo de Peter Paul Rubens (1611 aprox.), Museo del Prado, España

Jesús convocó a sus doce discípulos y les dio el poder de expulsar a los espíritus impuros y de curar cualquier enfermedad o dolencia.
Los nombres de los doce Apóstoles son: en primer lugar, Simón, de sobrenombre Pedro, y su hermano Andrés; luego, Santiago, hijo de Zebedeo, y su hermano Juan; Felipe y Bartolomé; Tomás y Mateo, el publicano; Santiago, hijo de Alfeo, y Tadeo; Simón, el Cananeo, y Judas Iscariote, el mismo que lo entregó.
A estos Doce, Jesús los envió con las siguientes instrucciones: “No vayan a regiones paganas, ni entren en ninguna ciudad de los samaritanos. Vayan, en cambio, a las ovejas perdidas del pueblo de Israel. Por el camino, proclamen que el Reino de los Cielos está cerca”. 

Jesús llamó a sus doce discípulos. Quiere prolongarse en el mundo por medio de ellos. Serán sus enviados (apóstoles), representantes suyos; por eso les da los mismos poderes que tenía: expulsar espíritus impuros y curar toda clase de enfermedades y dolencias. Hay, pues, una clara intención de señalar la continuidad entre la misión de Jesús y la de los Doce. La autoridad que les transmite y el envío a realizar la obra que él hacía, determinan lo que va a ser la actividad de su Iglesia, allí representada como en su núcleo original. 

Jesús elige a doce. El número corresponde a las doce tribus de Israel. Corresponde al nuevo pueblo de Dios, de los últimos tiempos, el Israel fiel que Jesús quiere congregar a partir de este germen inicial de doce galileos desconocidos y pobres. Pero así es el estilo de Dios, que actúa siempre en la debilidad y pequeñez, para sacar fuerza de lo débil, de modo que nadie se atribuya el éxito de la obra que él realiza. 

Es además un grupo heterogéneo. Se menciona primero a Simón Pedro y a los otros tres –Andrés, hermano de Pedro y los hijos de Zebedeo, Juan y Santiago– cuyo llamamiento ha narrado ya Mateo en 4, 18-22, y que trabajaban en el lago de Galilea porque eran pescadores. De cinco de ellos no se dice nada: Felipe, Bartolomé, Tomás, Santiago hijo de Alfeo, y Tadeo.  En el caso de Mateo, se menciona su oficio, probablemente por la extrañeza que causó que hubiese un publicano en el grupo. Hay un Simón apodado Cananeo, que no significa natural de Caná sino fanático, probablemente por pertenecer al grupo de los celotas. Y finalmente se menciona a Judas el traidor, con el apelativo gentilicio de Iscariote, que significa hombre de Ischaria o de Ischaris. Todos son simples pescadores y artesanos de una de las regiones más deprimidas y olvidadas de Palestina. Ningún funcionario notable, ni escriba docto, ni acomodado terrateniente o comerciante de la zona. Viendo cómo la obra del Señor se continúa por medio de los creyentes, San Pablo dirá a los cristianos de Corinto: Fíjense, hermanos, a quiénes los llamó Dios: no a muchos intelectuales, ni a muchos poderosos, ni a muchos de buena familia…; lo débil del mundo se lo escogió Dios para humillar a lo fuerte… de modo que ningún mortal pueda gloriarse ante Dios (1 Cor 1,26-29). 

Así, a ese grupo de gente insignificante Jesús los reviste de poder para expulsar espíritus impuros y curar toda enfermedad y dolencia. Los reviste con su poder y autoridad para que realicen en la historia los signos concretos de la venida del reino. Al Mesías le sucederá la comunidad mesiánica, pero él seguirá presente, comunicándole su poder para enfrentar y vencer al mal que actúa en el mundo. La eficacia de su acción liberadora se verá en la lucha contra los “espíritus inmundos” que tienen que ver con todo aquello que perturba, oprime y empobrece la vida humana. 

La misión de Jesús, confiada a los apóstoles, es universal, pero Jesús reconoce el rol que le corresponde a Israel dentro del plan de salvación de Dios. Por eso los envía primero a los judíos. No transiten por regiones de paganos ni entren en los pueblos de Samaria. Vayan más bien en busca de las ovejas perdidas del pueblo de Israel. Los hijos de Abraham, herederos de la promesa, son el pueblo que Dios se escogió para anunciar a todas las naciones su ofrecimiento de salvación. Pero se ha mostrado infiel a su vocación y no ha querido escuchar la voz de los profetas que insistentemente lo han llamado a restablecer su alianza con Dios. A ese pueblo Jesús quiere hacerle ver que el tiempo se ha cumplido y pueden aún convertirse a Dios creyendo en su Enviado y en la buena noticia que les trae. Pero el pueblo judío lo rechazará. Por eso, en adelante, el pequeño germen de los doce apóstoles dará origen al nuevo Israel de la nueva alianza. Ellos serán los encargados de propagar el mensaje de Jesús, el evangelio del reino, con sus palabras y sus signos, que ellos continúan, y con su presencia, que los guía. Por eso les dirá: El que los recibe a ustedes, me recibe a mí, y el que me recibe a mí, recibe a quien me envió (Mt 10, 40, cf. 28, 16-20).