jueves, 12 de octubre de 2017

Confianza en la oración (Lc 11, 5-13)

P. Carlos Cardó SJ
 
Señor Jesús, sé nuestro invitado, óleo sobre lienzo de Frits von Uhde (1885), Antigua Galería Nacional, Berlín, Alemania
En aquellos días, Jesús les dijo: "Supongan que uno de ustedes tiene un amigo y va a medianoche a su casa a decirle: "Amigo, préstame tres panes, porque un amigo mío ha llegado de viaje y no tengo nada que ofrecerle". Y el otro le responde desde adentro: "No me molestes; la puerta está cerrada y mis hijos y yo estamos ya acostados; no puedo levantarme a dártelos". Les digo que aunque no se levante para dárselo, por su insistencia se levantará y le dará todo lo que necesita.
Pues bien, yo les digo: pidan y se les dará, busquen y hallarán, llamen y les abrirán. Porque todo el que pide recibe, el que busca halla y al que llama, se le abrirá.
Y luego les dijo, supongan que a uno de ustedes su hijo le pide pan, ¿acaso le dará una piedra? O si le pide un pescado, ¿acaso le dará una serpiente? Y si le pide un huevo, ¿le dará un escorpión? Pues si ustedes, malos como son, saben dar cosas buenas a sus hijos, ¡cuánto más su Padre del cielo dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan!".
Las dos pequeñas parábolas que siguen a continuación de la oración del Padre nuestro señalan la actitud que se ha de tener al orar. En ellas Jesús hace referencia al comportamiento de un amigo con su amigo y de un padre con su hijo para resaltar que el amor de Dios es mucho más disponible que el de un amigo y más generoso que el de un padre.
La primera parábola contiene elementos culturales del oriente en donde la hospitalidad es sagrada y en donde las familias enteras suelen dormir en una habitación, sobre una estera, con la puerta atrancada. El amigo que llega a medianoche a pedir pan para su huésped resulta ciertamente importuno porque despierta a todos. Pero es un necesitado que sabe bien a quién recurrir en esas circunstancias y a esa hora de la noche.
Las tres reiteradas invitaciones (imperativos) que siguen, ordenadas en ritmo escalonado – pidan, llamen, busquen– pretenden hacer ver que lo importante en la oración no es lo que se pida, sino la certeza de ser acogido y escuchado. Las tres peticiones vienen seguidas de su respectiva recompensa: don, descubrimiento, acogida.
Pidan. Debemos pedir, no porque Dios no nos dé –pues conoce nuestras necesidades aun antes de que le pidamos–, sino porque no debemos dejar de desear. Se trata de mantener abierto el corazón ante Dios para que todas nuestras necesidades y deseos estén en su presencia. Todas mis ansias están en tu presencia, Señor, dice el Salmo 38.
Por eso la oración es expresión del deseo, es el tiempo del deseo. Dice San Agustín: “La vida espiritual es palestra del deseo”. Por eso “dejas de orar cuando dejas de desear”. No podemos apagar el deseo interior, debemos mantenerlo abierto hasta el infinito. La persona se convierte en lo que desea; si deseas a Dios…
Busquen y hallarán. Se busca lo que está escondido, lo oculto a los ojos, aquello en lo que Dios parece ausente o escondido. No podemos conciliar su bondad con los males que nos hacen sufrir. Hallar en todo a Dios, ver a Dios en todo, eso cambia nuestra manera de vivir las cosas que nos duelen o atormentan.
Pidan y se les dará, busquen y hallarán, llamen y se les abrirá. Pedir para vencer la desconfianza; buscar para hallar cuanto el pecado y el mal de este mundo nos oculta; llamar para superar cuanto nos separa de la vida verdadera.
En la segunda parábola tenemos, por de pronto, los elementos típicos de la alimentación básica en la Palestina de tiempos de Jesús: pan, pescado, huevos. De ellos se vale Jesús para hacer una comparación entre el Padre del cielo y los padres de la tierra. Antes se refirió a la relación con un “amigo”, ahora dirige la atención a una relación mucho más profunda, que es la que se da entre un “padre” y su “hijo” pequeño.
Humanamente hablando resulta inconcebible que un padre, si su hijo le pide algo de comer, le va a engañar dándole algo peligroso o nocivo para su salud. Por eso pregunta Jesús: ¿Quién de ustedes que sea padre, si su hijo le pide pescado, en vez de pescado le va a ofrecer una serpiente?; y si le pide un huevo, ¿le va a ofrecer un escorpión?
La respuesta a la contraposición de Dios con los padres de la tierra, resalta la conclusión de la parábola: Si ustedes, malos como son, saben dar cosas buenas a sus hijos, ¡cuánto más el Padre del cielo dará Espíritu Santo a los que se lo pidan!
Su generosidad es incomparable, por eso no solamente dará cosas buenas al que se las pida, sino que dará el don más apreciable: su propio Espíritu. Es el don por excelencia que se ha de pedir y que ciertamente se obtiene con la oración: el Espíritu que nos libera, que inspira claridad para ver los acontecimientos de la vida a la luz de Dios, junto con empeño y fortaleza en las dificultades para poner amor en todo lo que vivimos. 
Como conclusión se puede decir, entonces, que el amor de padre (o de madre) es en sí la verdadera parábola que usa Jesús para hacernos ver que Dios nos ama como el más paternal de los padres y la más maternal de las madres; ama gratuitamente, no por nuestros méritos; ama siempre,  no unas veces sí y otras no; no puede dejar de amar, no engaña ni defrauda.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario