lunes, 14 de mayo de 2018

Permanezcan en mi amor (Jn 15, 9-17)

P. Carlos Cardó SJ
Amistad, óleo sobre lienzo de Pablo Picasso (1908), Museo Estatal de Nuevo Arte Occidental, Moscú, Rusia
Jesús dijo a sus discípulos: «Como el Padre me amó, también yo los he amado a ustedes. Permanezcan en mi amor. Si cumplen mis mandamientos, permanecerán en mi amor, como yo cumplí los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor. Les he dicho esto para que mi gozo sea el de ustedes, y ese gozo sea perfecto. Este es mi mandamiento: Ámense los unos a los otros, como yo los he amado. No hay amor más grande que dar la vida por los amigos.  Ustedes son mis amigos si hacen lo que yo les mando. Ya no los llamo servidores, porque el servidor ignora lo que hace su señor; yo los llamo amigos, porque les he dado a conocer todo lo que oí de mi Padre. No son ustedes los que me eligieron a mí, sino yo el que los elegí a ustedes, y los destiné para que vayan y den fruto, y ese fruto sea duradero. Así todo lo que pidan al Padre en mi Nombre, él se lo concederá. Lo que yo les mando es que se amen los unos a los otros.»
Como el Padre me ama a mí, así los amo yo a ustedes. Permanezcan en mi amor. Tenemos aquí lo más medular del evangelio de Juan y de sus cartas: la revelación de Dios amor (1 Jn 4,8.16). Dios es amor, esto quiere de­cir que todo su ser consiste en amarnos; no sabe ni quiere ni puede hacer otra cosa. Todo tiene su fundamento en el amor infinito, que es Dios. Y nuestra vida, que Él crea y conduce amorosamente, es la gloria de Dios, según la inspirada frase de San Ireneo: «la gloria de Dios es el hombre vivo». O como decía San Clemente de Alejandría: Dios creó al hombre no porque tuviera necesidad de él, sino para tener en quien poner sus beneficios.
Creados por ese amor, elegidos en ese amor (Yo los he elegido - 15,16) y obedientes a él (Esto es lo que les mando: ámense los unos a los otros - 15,17), damos fruto abundante y duradero (15,16). Quien orienta así su vida a impulsos del amor experimenta además la alegría de Jesús: Les he dicho esto para que participen en mi alegría, y su alegría sea completa (v.11).  Nada puede hacer más feliz que sentirse sostenido por el amor de Dios y corresponder a Él con el amor de acogida y servicio a los demás.
Entonces, la misma relación con Dios cambia, se vuelve confianza plena. Lo dice Jesús: Ustedes son mis amigos si hacen lo que les mando. Ya no los llamaré siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor. Los llamaré amigos porque les he dado a conocer todo lo que oí de mi Padre (v.14-15).  El discípulo, convertido en amigo de Jesús, transforma sus relaciones con Dios, con los prójimos y consigo mismo. En el amor no hay lugar para el temor. Al contrario, el amor perfecto destierra el temor, porque el temor supone castigo, y el que teme no ha logrado la perfección del amor (1 Jn 4,18).
Pero nos cuesta entender que Dios nos ame de manera tan incondicional y desinteresada, sin restricción, sin necesidad. No lo entendemos porque nos dejamos influir por la mentalidad del interés y conquista, de rivalidad y competencia, que hace nuestras relaciones agresivas, celosas e interesadas. Por eso, nos cuesta imaginar un amor absolutamente limpio, generoso y desinteresado. Trasladamos eso a Dios y nuestra actitud con Él se pervierte: imaginamos a Dios como un patrón exigente, un legislador, un juez; todo, menos un padre/madre que nos ama con amor incondicional. 
Al mismo tiempo –lo sabemos bien–, nuestro interior suele estar cargado de imágenes y sentimientos de obligación y culpabilidad, de autoexigencias e imperativos ciegos que, en vez de orientar nuestra conciencia hacia la libertad responsable, la vuelven egocéntrica y temerosa. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario