lunes, 30 de abril de 2018

Lo amaré y me manifestaré a él (Jn 14 , 21-26)

P. Carlos Cardó SJ
Cristo se despide María, óleo sobre lienzo de Lorenzo Lotto (1521), Pinacoteca de Berlín, Alemania
Jesús dijo a sus discípulos: «El que recibe mis mandamientos y los cumple, ese es el que me ama; y el que me ama será amado por mi Padre, y yo lo amaré y me manifestaré a él». Judas -no el Iscariote- le dijo: "Señor, ¿por qué te vas a manifestar a nosotros y no al mundo?".  Jesús le respondió: «El que me ama será fiel a mi palabra, y mi Padre lo amará; iremos a él y habitaremos en él. El que no me ama no es fiel a mis palabras. La palabra que ustedes oyeron no es mía, sino del Padre que me envió. Yo les digo estas cosas mientras permanezco con ustedes. Pero el Paráclito, el Espíritu Santo, que el Padre enviará en mi Nombre, les enseñará todo y les recordará lo que les he dicho.»
La piedra de toque del verdadero amor a Jesucristo es la práctica de sus normas de vida, que se condensan en su mandamiento supremo del amor. Este es mi mandamiento: ámense los unos a los otros como yo los he amado (Jn 13, 34).  Donde hay amor, allí se manifiesta Dios, actúa el Espiritu Santo y uno se encuentra con Jesucristo.
Me manifestaré a él, dice Jesús, que en el evangelio de San Juan significa hacerse presente de manera creíble y convincente. Por eso, el cristiano sabe que nunca puede estar más seguro de la presencia de Dios en su vida, que cuando ama de verdad y adopta, en obediencia e Él, su actitud más característica de en todo amar y servir. Además, sabemos que esto es la esencia de la eucaristía –sacramento de su presencia real– pues no hay eucaristía sin amor fraterno.
Jesús ya se ha manifestado y les promete a sus discípulos que se les manifestará aun después de su partida, pero la intervención intempestiva de Judas (no el Iscariote) hace ver que hasta el final, aun en la cena de despedida del Señor, ellos seguían aguardando otra manifestación pública y grandiosa de Jesús como mesías en gloria y poder según el mundo.
Jesús, en cambio, les habla de una manifestación suya sencilla y humilde en el amor que se le tenga a Él y a sus hermanos y hermanas. Ellos tendrán que aprender esto pues es lo que los diferencia del mundo, que se queda sin ver ni conocer a Jesús. El mundo lo vio pero no lo conoció. Ellos lo han visto y, por haber creído, serán capaces de experimentar que el Señor se va pero permanece con ellos y en ellos.
En el contexto de su despedida, Jesús les promete a sus discípulos el envío del Espíritu Santo Consolador, por medio del cual mantendrá su presencia y su obrar en  la Iglesia. Consignando estas frases de Jesús, el evangelista San Juan hace ver que gracias al mismo Espíritu es como se ha podido mantener viva la memoria del Señor y la transmisión de su vida y de su evangelio. Tuvo, pues, que marcharse Jesús, por así decir, para que los discípulos pudiesen “releer” las historia de Jesús y abrir los ojos a la revelación del Dios encarnado que en ella se les había ofrecido.
El Espíritu recibe el calificativo de Paráclito, consolador y abogado. Es término usado por Juan proviene del vocabulario jurídico y designa al que defiende al que comparece ante un tribunal. En el mundo judío, el término se usó para designar los intercesores que abogan en favor de los justos ante el tribunal de Dios: la ley, los ángeles, las obras buenas… Pero en el evangelio de Juan, el Espíritu es paráclito porque asiste y acompaña siempre al creyente. 
Finalmente, hay una distinción entre la enseñanza impartida por Jesús y el recuerdo y explicación que hará el Espíritu Santo. Es la distinción entre el tiempo de Jesús de Nazaret y el tiempo de la Iglesia, pero ambos están en conexión de mutua referencia. La enseñanza del Espíritu será la de Jesús. El recuerdo que suscitará en los fieles no será un simple memorizar o repetir, sino una memoria vida, que promueve un conocimiento creciente, una comprensión  siempre nueva.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario