martes, 27 de marzo de 2018

Traición de Judas y anuncio de las negaciones de Pedro (Jn 13, 21-30-38)

P. Carlos Cardó SJ
Negación de San Pedro, óleo sobre cobre de Carl Heinrich Bloch (1873), capilla del castillo de Frederiksborg, Hillerød, Dinamarca
Jesús, estando en la mesa con sus discípulos, se estremeció y manifestó claramente: "Les aseguro que uno de ustedes me entregará". Los discípulos se miraban unos a otros, no sabiendo a quién se refería. Uno de ellos —el discípulo al que Jesús amaba— estaba reclinado muy cerca de Jesús. Simón Pedro le hizo una seña y le dijo: "Pregúntale a quién se refiere". El se reclinó sobre Jesús y le preguntó: "Señor, ¿quién es?". Jesús le respondió: "Es aquel al que daré el bocado que voy a mojar en el plato". Y mojando un bocado, se lo dio a Judas, hijo de Simón Iscariote. En cuanto recibió el bocado, Satanás entró en él. Jesús le dijo entonces: "Realiza pronto lo que tienes que hacer".Pero ninguno de los comensales comprendió por qué le decía esto. Como Judas estaba encargado de la bolsa común, algunos pensaban que Jesús quería decirle: "Compra lo que hace falta para la fiesta", o bien que le mandaba dar algo a los pobres. Y en seguida, después de recibir el bocado, Judas salió. Ya era de noche. Después que Judas salió, Jesús dijo: "Ahora el Hijo del hombre ha sido glorificado y Dios ha sido glorificado en él. Si Dios ha sido glorificado en él, también lo glorificará en sí mismo, y lo hará muy pronto. Hijos míos, ya no estaré mucho tiempo con ustedes. Ustedes me buscarán, pero yo les digo ahora lo mismo que dije a los judíos: 'A donde yo voy, ustedes no pueden venir'. Simón Pedro le dijo: "Señor, ¿adónde vas?". Jesús le respondió: "A donde yo voy, tú no puedes seguirme ahora, pero más adelante me seguirás". Pedro le preguntó: "¿Por qué no puedo seguirte ahora? Yo daré mi vida por ti". Jesús le respondió: "¿Darás tu vida por mí? Te aseguro que no cantará el gallo antes que me hayas negado tres veces".
Llama la atención la falta de conciencia de los discípulos de que en medio de la comunidad puede actuar la traición. Judas es uno de los Doce. La traición no viene de fuera, está dentro, entre los amigos: ¡uno de ustedes! Está el mundo de arriba, de Dios, de la verdad y de la luz, y está el mundo de abajo, del maligno, mundo de la mentira y de la oscuridad. Y el hecho es que este mundo que se opone a Cristo influye y actúa en la comunidad.
Muchas preguntas puede suscitar el texto de la traición de Judas. ¿Impotencia de Dios ante la libertad del hombre? ¿Es inevitable el mal? La respuesta es que Dios no puede dejar de respetar la libertad humana, por la cual su criatura es imagen y semejanza suya.
Pero queda claro que sólo cuando se rechaza a la luz, viene la tiniebla. Sólo cuando Judas, con el mal uso de su libertad, decide abandonar al Señor, entra el diablo en él. Jesús no se inmuta, sigue dueño de la situación, porque la luz vencerá a la tiniebla, aunque ésta tenga “su hora” y su poder. Dios se dejará vencer en la cruz de su Hijo para triunfar. Sólo así puede librarnos de la muerte, máximo poder y aparente triunfo del mal.
Otra pregunta que el texto puede plantear tiene que ver con la posibilidad de la perdición y la salvación. Parece no haber alternativa, o una cosa o la otra. Pero somos salvados precisamente porque estábamos perdidos. Y esa es nuestra fe: Estábamos incapacitados de salvarnos, pero Cristo murió por los culpables… Dios nos ha mostrado su amor ya que cuando aún éramos pecadores, Cristo murió por nosotros (Rom 5, 6.8).
Judas encarna la posibilidad de la perdición, de la que Jesús salva. Judas es la realidad que nos cuesta admitir: el pecado del mundo del que somos partícipes y que puede echar a perder nuestra vida. Pero este mundo perdido es amado por Dios.
La fidelidad del amor de Dios por todos sus hijos e hijas se muestra en Jesús: Ama a Judas y da la vida por él. No puede no amarlo (no puede odiarlo) porque es el amor de Dios encarnado, y dejaría de ser Dios, sería un simple hombre. Por eso, la traición de Judas equivale en el evangelio de Juan a la glorificación del Hijo, es decir, a la revelación máxima del poder salvador del amor.
Jesús ama al discípulo: muestra de ello es el darle el trozo de pan mojado en la salsa, en gesto de amistad y cercanía. Pero con el bocado entró Satanás en Judas y Jesús lo exhorta a actuar. Los discípulos no entienden. Judas sale y es la noche. Lo envuelve la tiniebla. Como a los Doce cuando se fueron en barca después de lo de los panes…Fuera de la comunidad de Jesús sólo hay noche.
El pasaje de Judas saca al discípulo de la presunción de salvarse por sus propios méritos, y lo libra también de la angustia de perderse. Hace ver que la salvación es un amor que no se niega a nadie, ni a quien lo niega y traiciona. Dios nos ama porque somos sus hijos.
Pedro pregunta: ¿A dónde vas, Señor? Ni siquiera al final del largo recorrido con el Maestro ha comprendido que su partida responde al plan de Dios; sigue en el nivel de los pensamientos de los hombres. Intuye, no obstante, que algo malo le puede suceder y exclama, en un arranque más de su carácter impulsivo: ¿por qué no puedo seguirte? Yo daría la vida por ti.  
Y Jesús le anuncia sus negaciones. Pedro debe entender que el seguimiento de Jesús –cuya cúspide es el martirio– no depende de las fuerzas humanas. Como Judas, Pedro debe deponer la presunción de salvarse por sus propios méritos. A la luz de la resurrección, vuelto de sus pruebas, Pedro reconocerá que lo que salva no es el dar la vida por el Señor, sino que el Señor haya dado su vida por nuestra salvación. Cuando haya conocido verdaderamente su amor, estará listo para seguirlo hasta el final y nadie podrá arrancarlo de su mano. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario