lunes, 6 de noviembre de 2017

Invita a los pobres (Lc 14, 12-14)

P. Carlos Cardó SJ
La sopa de los pobres, óleo sobre lienzo de Reynaldo Giudici (1884), Museo Nacional de Bellas Artes, Buenos Aires, Argentina
En aquel tiempo, Jesús dijo al jefe de los fariseos que lo había invitado a comer: "Cuando des una comida o una cena, no invites a tus amigos, ni a tus hermanos, ni a tus parientes, ni a los vecinos ricos; porque puede ser que ellos te inviten a su vez, y con eso quedarías recompensado.Al contrario, cuando des un banquete, invita a los pobres, a los lisiados, a los cojos y a los ciegos; y así serás dichoso, porque ellos no tienen con qué pagarte; pero ya se te pagará, cuando resuciten los justos".
Después de advertir a sus discípulos que no deben imitar el ansia de protagonismo de los fariseos, que manipulaban los códigos sociales de los banquetes y ceremonias para ocupar siempre los primeros lugares, Jesús continúa hablando de las relaciones sociales e invita a sus discípulos a examinar las preferencias que demuestran en su trato: con quiénes se juntan, a quiénes invitan a sus celebraciones.
Las invitaciones suelen estar cargadas del deseo de obtener alguna ganancia. El verdadero amor fraterno, en cambio, es siempre gratuito, da de sí sin esperar retribución. El cristiano no puede reducir su amor sólo a aquellos que corresponden a él en igual manera; eso no tiene valor alguno ante Dios.
Cuando des una comida o una cena, no invites a tus amigos, hermanos, parientes o vecinos ricos; no sea que ellos a su vez te inviten a ti, y con eso quedes ya pagado. Con los amigos tienes la satisfacción de la estima y afecto compartido. Relacionarte bien con los miembros de tu familia es lo más natural. Tus favores a los ricos pueden encerrar el deseo de favorecerte recíprocamente. Y si todos ellos a su vez te invitan ya quedas pagado.
Por eso, dice Jesús, en vez de preferir a aquellos de quienes se puede sacar algo, hay que buscar a otras personas, a aquellos de los que nada se puede obtener porque son los pobres, los lisiados, los cojos y los ciegos, es decir, los sin honor y sin poder.
La búsqueda de reciprocidad (yo invito a los que en otra ocasión podrán hacer algo por mí) la cambia Jesús por el espíritu de gratuidad: invita a los que no pueden corresponderte. Lleva así a la perfección el consejo del Eclesiástico: Cuanto más grande seas, más humilde debes ser, y así obtendrás el favor del Señor (3,18).
La razón más profunda del manifestar un amor preferencial por los que nos necesitan es que Dios se ha identificado con ellos, Jesús ha venido por ellos y ha hecho del servicio a los pobres el signo más claro de que el reino de Dios ya está actuado entre nosotros. Al tratar con el pobre, uno se sitúa donde está Dios. Lo que hacemos a los pobres se lo hacemos a Dios; en ellos es servido o despreciado, amado o puesto de lado. Este amor preferencial por los pobres caracteriza la vida cristiana.
Dichoso tú si no pueden pagarte. Recibirás tu recompensa cuando los justos resuciten. El amor gratuito que no espera nada a cambio, el servicio desinteresado que no busca ni siquiera la autocomplacencia en el deber cumplido sino que imita simplemente el comportamiento de Dios es en sí mismo la recompensa que Jesús promete. Hagan el bien y presten sin esperar nada a cambio; así su recompensa será grande y serán hijos del Altísimo… Den y Dios les dará. Les darán una buena medida, apretada, repleta, desbordante…” (Lc 6, 35.38).
El amor al pobre, esencial en el cristianismo, no es una opción ideológica ni moralista. Es el reflejo de la misericordia del Padre e imitación del proceder del Hijo que vino a anunciar la buena noticia a los pobres, a proclamar la liberación de los prisioneros, a devolver la vista a los ciegos y proclamar un año de gracia del Señor (Lc 4, 18).
Por eso, la Iglesia, en fidelidad al Señor, ha considerado siempre la atención y cuidado de los pobres como parte esencial de aquello que más la constituye y representa como comunidad fraterna reunida en torno al Señor: la celebración eucarística. Por eso Pablo reprocha a los corintios que en la cena del Señor no esperan para compartir con los pobres que llegan tarde a causa de su trabajo, y dice que con ello desprecian a la Iglesia de Dios y no reconocen el cuerpo del Señor (1Cor 11,29).

No hay comentarios.:

Publicar un comentario