jueves, 5 de octubre de 2017

El envío de los 72 discípulos (Lc 10, 1-12)

P. Carlos Cardó SJ
 
Destrucción de Sodoma y Gomorra, óleo sobre lienzo de Pieter Schoubroeck (1607), colección privada
En aquel tiempo el Señor eligió a otros setenta y dos discípulos y los envió de dos en dos delante de él, a todas las ciudades y lugares adonde debía ir. Les dijo: «La cosecha es abundante, pero los obreros son pocos. Rueguen, pues, al dueño de la cosecha que envíe obreros a su cosecha. Vayan, pero sepan que los envío como corderos en medio de lobos. No lleven monedero, ni bolsón, ni sandalias, ni se detengan a visitar a conocidos. Al entrar en cualquier casa, bendíganla antes diciendo: La paz sea en esta casa.Si en ella vive un hombre de paz, recibirá la paz que ustedes le traen; de lo contrario, la bendición volverá a ustedes. Mientras se queden en esa casa, coman y beban lo que les ofrezcan, porque el obrero merece su salario. No vayan de casa en casa. Cuando entren en una ciudad y sean bien recibidos, coman lo que les sirvan, sanen a los enfermos y digan a su gente: El Reino de Dios ha venido a ustedes.Pero si entran en una ciudad y no quieren recibirles, vayan a sus plazas y digan: Nos sacudimos y les dejamos hasta el polvo de su ciudad que se ha pegado a nuestros pies. Con todo, sépanlo bien: el Reino de Dios ha venido a ustedes. Yo les aseguro que, en el día del juicio, Sodoma será tratada con menos rigor que esa ciudad».
Jesús envía a otro grupo a predicar y curar. Ya antes había enviado a los apóstoles; ahora el grupo es más numeroso: porque la misión no puede quedar restringida a los Doce sino que ha de ser de todos. Es lo que sugiere el número setenta (y dos), que simboliza una totalidad. Todos los que creemos en Cristo somos apóstoles, misioneros. La misión es de todos y para todos.
Las instrucciones de Jesús no contienen únicamente requisitos para cumplir bien la misión, sino que incluyen también una insistencia en la oración. La misión comprende no sólo el trabajo del discípulo, sino también su oración perseverante. Y lo primero de todo es pedir a Dios que envíe operarios, porque la cosecha es abundante. La frase de Jesús: La mies es mucha y los obreros pocos, nos hace tomar conciencia de la necesidad urgente de vocaciones para que la tarea evangelizadora pueda sostenerse.
Las instrucciones que da Jesús a los discípulos se abren con una sentencia  que da sentido a todo el conjunto: miren que yo los envío como corderos en medio de lobos. Las perspectivas no son halagüeñas, las circunstancias son adversas, pocos obreros, riesgos y peligros, tiempo breve. El mundo al que Jesús envía es complejo y en él siempre habrá obstáculos.
Una experiencia común a muchos cristianos que se han decidido a encarnar los valores evangélicos en sus vidas, y a transmitirlos, es ver que pronto o tarde se hacen objeto de críticas e incomprensiones. Cuando esto ocurre, el cristiano se acuerda de las palabras del Señor: En el mundo tendrán tribulaciones; pero tengan ánimo, yo he vencido al mundo (Jn 16,33).
Las instrucciones a los setenta y dos discípulos se pueden sintetizar en dos actitudes fundamentales: vivir con sencillez y llevar la paz. A ejemplo del Señor y en solidaridad con los pobres, el cristiano asume un estilo de vida sobrio y sencillo, porque tiene puesta su confianza no en el dinero sino en Jesucristo. Sólo así la evangelización dará fruto. Porque si nuestra oración, nuestras celebraciones litúrgicas y nuestro hablar de Dios expresan nuestra fe, el estilo de vida que llevamos la hace creíble.
No llevar bolsa ni morral ni sandalias significa no poner estorbos de ninguna clase a la tarea evangelizadora, que exige prontitud y libertad de movimientos, como corresponde a los obreros en tiempo de cosecha. Los discípulos deben aceptar que su misión no admite convencionalismos sociales ni busca la comodidad; no habrá tiempo para saludos, ni para exquisiteces en la comida, ni para alojamientos confortables.
Tendrán, pues, que desterrar la ambición y poner toda su confianza en Dios y en la promesa de su reino. Así serán capaces de servir libre y desinteresadamente: libres de todo interés temporal para no entrar en componendas ni negociaciones que contradigan los valores que predican; libres para dirigirse a su meta sin siquiera detenerse a saludar a nadie por el camino; libres para no buscarse a sí mismos sino a Jesucristo y el bien de los demás.
La segunda actitud que han de tener es la paz. El discípulo de Jesús no desea para la gente únicamente aquello que se expresa en los saludos convencionales; él proclama la paz salvífica, el Shalom, con todo el contenido que tiene en el Antiguo Testamento y con toda la gracia y salvación que Jesús –nuestra paz verdadera– trae para nosotros en el tiempo de la salvación.
Los discípulos identificados con el Señor reciben  dentro de sí esta paz y saben comunicarla de manera eficaz. El cristiano es pacífico y pacificador, siempre en misión de construir paz. Pero no una paz ingenua y barata, sino la que brota de la justicia y asume de manera práctica el nombre de solidaridad, desarrollo equitativo para todos, nuevo orden social…
Las instrucciones de Jesús se cierran con una advertencia severa. Toda ciudad que no se abra a una sincera aceptación del mensaje evangélico y no se prepare para la cercana venida del Reino de Dios correrá peor suerte que la tristemente célebre Sodoma (cf. Gn 19,24).
En síntesis, la misión a la que Jesús envía es consecuencia del bautismo y exige una identificación personal con su estilo de vida. Sin la puesta en práctica de sus enseñanzas no se puede ser seguidor suyo y colaborador de su misión. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario