sábado, 14 de octubre de 2017

Dichoso el vientre que te llevó… (Lc 11, 27-28)

P. Carlos Cardo SJ
Madonna con Bambino, óleo sobre lienzo de Rafael Sanzio (1503), Museo Norton Simon, Pasadena, California, Estados Unidos
En aquel tiempo, mientras Jesús hablaba a la multitud, una mujer del pueblo, gritando, le dijo: "¡Dichosa la mujer que te llevó en su seno y cuyos pechos te amamantaron!" Pero Jesús le respondió: "Dichosos todavía más los que escuchan la palabra de Dios y la ponen en práctica".Después de curar al endemoniado mudo, Jesús declaró que si realizaba tales acciones era porque el reino de Dios había llegado. Con su palabra y sus obras hace presente el señorío de Dios que pone fin a los poderes del mal en el mundo y restituye a sus hijos e hijas la verdadera libertad.
Al oír la predicación de Jesús, una mujer anónima, en medio de la multitud, prorrumpe en un grito de asombro típicamente maternal, que recoge toda la admiración de la gente allí presente: ¡Dichoso el seno que te llevó y los pechos que te amamantaron! Jesús no rechaza esta felicitación que hace referencia a su madre y que, según la mentalidad oriental, era felicitación al hijo, sino que aclara lo que es prioritario: dichoso es más bien el que escucha con fe la palabra de Dios y la lleva a la práctica.
Esa bienaventuranza de los que oyeron y siguieron a Jesús se hace extensiva a todos los que tenemos acceso a su Palabra. No estamos en desventaja. El nuevo y verdadero conocimiento de Jesús, que vuelve dichoso (bienaventurado) al creyente, consiste en escuchar y llevar a la práctica su Palabra. Por eso Pablo dice a los corintios: aunque hemos conocido a Cristo según la carne, sin embargo, ahora ya no le conocemos así (2 Cor 5,16). La verdadera bienaventuranza es, pues, la del cristiano fiel y perseverante que escucha y vive conforme a lo que escucha.
A primera vista, la réplica de Jesús a aquella mujer: Dichosos más bien los que escuchan la palabra de Dios y la practican –así como aquella otra que hizo acerca de su verdadera familia (8, 21)–, no parecen ser muy favorable a María, la madre de Jesús. Sin embargo, hay que reconocer que en la exclamación de la mujer aparecen las palabras de María como una realidad cumplida: De ahora en adelante, todas las generaciones me proclamarán dichosa (Lc 1,48).
Jesús, por su parte, señala que la dicha (la bienaventuranza) que Dios concede es por la acogida a su palabra y su puesta en práctica. Y eso mismo fue lo que expresó Isabel al recibir la visita de María: ¡Dichosa tú, que has creído, porque lo que te ha dicho el Señor se cumplirá! (Lc 1, 45). No hay por qué deducir, por tanto, que Jesús niegue que su madre sea dichosa por ser su madre, sino que la prioridad para Él es la fe en la palabra y su puesta en práctica, que también en su madre se puede ver, como lo demuestra Lucas en los pasajes de la anunciación y visitación. Ella pertenece, como modelo de creyente, a los que acogen la palabra de Dios (Lc 1,45) y la ponen por obra (Lc 8,21; cf. Hch 1,14).
En este sentido, María es la primera bienaventurada. Ella creyó en lo que le dijo el Señor por medio del ángel, y la palabra se encarnó en su seno (Lc 1, 38). Ella conservaba en su corazón y meditaba este misterio (Lc 2, 19.51). En ella se anticipa la dicha que Dios concederá a todo creyente. A ella, la primera oyente de la palabra, la proclamamos dichosa todas las generaciones, nos confiamos a su intercesión maternal para que nos ponga con su hijo, y la aclamamos como madre y figura de la Iglesia.  
La Iglesia, comunidad de los creyentes, imita a María. Obedeciendo al mandato de su Señor, anuncia su palabra a todas las naciones y engendra hijos e hijas para Cristo. Como María, la Iglesia vive también del gozo de la presencia del Señor en ella y hace vivir a todos la alegría del evangelio.
Por esto el Papa Francisco la invoca:
Estrella de la nueva evangelización,
ayúdanos a resplandecer en el testimonio de la comunión,
del servicio de la fe ardiente y generosa,
de la justicia y el amor a los pobres,
para que la alegría del Evangelio
llegue hasta los confines de la tierra
y ninguna periferia se prive de su luz.
Madre del Evangelio viviente,
manantial de alegría para los pequeños,
ruega por nosotros. 
Amén. Aleluya.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario